Multitud August 3, 2016

La decisión de los británicos de dejar la Unión Europea anuncia un nuevo orden mundial dominado por Estados Unidos, China y Rusia.


Por Liliana Reyes

Un día después del Brexit daba la impresión de que las encuestas se habían equivocado, los pronósticos habían fallado… la decisión de poco más de la mitad de los británicos había sorprendido al mundo.

De entonces a la fecha he observado algunos comentarios de analistas y periodistas que afirman que pudo haber sido un complot: El Brexit estaba planeado, y los británicos, como mencioné en el número anterior, sólo habían seguido sus emociones a partir del discurso xenófobo y racista con el que se les convenció para votar por “leave”.

Se dice que a Gran Bretaña ya no le convenía más continuar en la Unión Europea. Y es que siempre vio sólo para su beneficio, desde su adhesión sólo tomó de la Unión Europea (UE) lo que le convenía cuando le convenía, sólo los privilegios, nunca se incorporaron al modelo de la zona euro, ni a la moneda única, tampoco apoyaron el libre paso de personas. Hoy no les conviene más el modelo. Se dice que el Brexit fue una estrategia política planeada de las élites judías para eliminar a David Cameron, ministro de Gran Bretaña,  y hacer nuevas negociaciones con la UE a su favor, y se dice también que fue la misma monarquía británica la que promovió la salida, pues ya no encontraba buenas razones para continuar en el bloque.

Gran Bretaña ya no veía futuro en una UE estancada, débil y con un futuro incierto, y por eso se dio esta salida, de alguna manera como una revuelta de la clase obrera en contra del modelo neoliberal. Pero más allá de ser una revuelta, una elección de los británicos por su propio destino, representa el sueño roto de Europa, un cambio de paradigma, un nuevo tiempo para occidente, un nuevo orden mundial, un nuevo orden tripolar: Estados Unidos, Rusia y China.

Alfredo Jalife[1] afirma que el Brexit traerá consecuencias de calibre comparables con la caída del muro de Berlín, incluso más profundas… ¿Es el inicio del fin de la UE?, es muy probable que sí, que venga el fin del orden establecido después de la segunda guerra, que veamos una Europa hecha un montón de piezas que se repartirán entre Estados Unidos, Rusia y China. Porque de momento, Alemania y Francia están en choque, por una parte Alemania quiere continuar con las políticas de austeridad y desempleo, mientras que a Francia le interesa ir por el camino de la anti-austeridad y pleno empleo. Y también porque se vislumbra un efecto dominó en los demás países, un contagio de referéndum para decidir la permanencia o la salida: Francia, Suecia, Dinamarca, Países Bajos, Grecia.


“Una elección de los británicos por su propio destino, representa el sueño roto de Europa”


Marine Le Pen (líder del Frente Nacional en Francia) afirmó al respecto que “El referéndum sobre la adhesión a la UE es una necesidad democrática… Los franceses deben poder elegir este camino de libertad que hará que Francia tenga su plena soberanía”. Mientras tanto, Geert Wilders (líder de la derecha holandesa) ha felicitado a los ingleses por el Brexit y afirma que ellos (los holandeses) podrían hacer lo mismo.

Habrá que ver de este lado del Atlántico, qué repercusiones tendrá para Estados Unidos, porque el Brexit también ha sido un fuerte golpe para el TTIP, el acuerdo comercial entre Estados Unidos y la UE, sobre todo para las multinacionales que serían favorecidas por las políticas neoliberales. Ha sido un fuerte golpe, dicen algunos analistas, para Estados Unidos, una derrota de Barack Obama,  porque la OTAN y la UE van del mismo bando. ¿Es posible, como se dice en las redes, que el Brexit esté marcando el fin de la dominación ideológica y política de los Estados Unidos?, ¿el golpe ha sido en realidad a la hegemonía de los Estados Unidos? Pensemos que si es así, entonces ¿está en juego el modelo económico neoliberal?, porque si Estados Unidos pierde supremacía en Europa, ¿cómo buscará resarcir los daños?, ¿será acaso con el nuevo Plan Cóndor contra Latinoamérica?, ¿buscará una nueva guerra para detener la caída?, ¿será Hillary Clinton quien promueva esa guerra si resulta ganadora en las próximas elecciones?

De momento, como ya se comentó en la colaboración anterior, todo es incierto. De momento, cabría preguntarse: ¿quién se fortalece realmente?, ¿Rusia?, ¿China?, ¿la burguesía británica?

Lo que sí es que se espera un casi seguro fin del euro después de la jugada financiera del día después: la reevaluación del dólar, el desplome del euro y de la libra, la subida del oro (lo cual benefició a Rusia y a China) y la caída de las bolsas. De este último punto les dejo la reflexión de Alfredo Jalife en una de sus recientes entrevistas: “La bolsa que más cayó fue la de España, porque España es prestanombre de los británicos, todo es de ellos, los bancos y las empresas… los británicos usaban España para penetrar en Latinoamérica”.

Ahí se los dejo, ¿Cuáles serán los efectos para nosotros?, algunos decían que serían pocos.

 

[i] Ver la entrevista:

Leave a comment.

Your email address will not be published. Required fields are marked*