Para Taibo no puede contarse la historia sin recursos literarios. Foto: Mireya Novo.

La Patria de Taibo II despierta a la Puebla liberal

on June 22 | in Sujetos | by | with No Comments

Sólo Paco Ignacio Taibo II derrota el pesimismo de la historia sosa y aburrida del siglo XIX. Taibo aligera la historia y se la arrebata los historiadores oficialistas.

Por Gissel Santander Soto. @gisselsantader

Fotos: Mireya Novo y Ángel Franco.

Paco Ignacio Taibo II se propuso en Patria rescatar la historia del siglo XIX y arrebatársela a los historiadores oficialistas.

En un martes por la tarde lectores, activistas, políticos, funcionarios universitarios y estudiantes se alimentaron de las sentencias de Paco Ignacio, que se empeña en devolverle a los personajes cenizos de la historia liberal su brillo y sus contradicciones. No hay un asiento vacío, nadie quiere perderse el monólogo avasallador del escritor en el complejo cultural de la BUAP.

14 años narrados en 200 capítulos, que abarcan de la Revolución de Ayutla a la Guerra de Reforma, se materializaron en Patria, el nuevo libro de Paco Ignacio Taibo II. La documentación de las fuentes le llevó 25 años al historiador.

A la cita Taibo llegó puntual. Su inconfundible bigote, lentes de arillo metálico, playera negra y camisa de cuadros, sin faltar su cajetilla de cigarros cubanos H. Upmann lo delatan. Lo acompaña el historiador y novelista, Fritz Glockner, autor de Veinte de Cobre.

Los admiradores del novelista y biógrafo del Che Guevara lo abruman con felicitaciones, fotos y selfies desde su arribo a la sala, y él se deja querer.

Ante un auditorio repleto de lectores se presentó el primer tomo de la trilogía Patria publicado por Planeta. En la mesa el rector Alfonso Esparza Ortíz, Sheng Li Chillián, directora de la Escuela de Artes Plásticas y Audiovisuales de la BUAP y Fritz Glockner prepararon la antesala para el autor. Los lectores siguen llegando, se sientan en los pasillos o en el piso frente a la mesa de presentadores, en una inusual escena de asamblea universitaria.

Los lectores del escritor Paco Ignacio Taibo II en el Complejo BUAP. Foto: Ángel Franco.

Los lectores del escritor Paco Ignacio Taibo II en el Complejo Cultural de la BUAP. Foto: Ángel Franco.

Emocionado, sin escatimar las anécdotas y con vivacidad verbal, con abundantes descripciones sobre cómo soñó y confeccionó su libro, Taibo mantuvo al público absorto y alelado; al menor goce verbal la genta aplaudía y soltaba la carcajada, entre la retórica y los datos de la historia del triunfo liberal: “Para mi Melchor Ocampo era el autor de la pinche epístola del matrimonio que se lo cargó la chingada en 6 meses.”

PIT II advirtió que ”La historia de mitad del siglo XIX se quedó pérdida en la historia de bronce […] es una historia fascinante que no me podían robar”, por lo que esta nueva investigación respaldada con documentación hace justicia a los personajes presentados en una arquitectura narrativa que Fritz Glockner calificó de chingona: “Lo más chingón es la estructura narrativa donde los personajes se vuelven tus carnales y entiendes porque Juárez hizo lo que hizo”.

Taibo reaccionó en contra de la historia sosa y aburrida que durante años se hizo del siglo XIX y la guerra de Reforma: “Parece que se olvidó que la Historia es un narrativa y se concibió como Historia científica, hija de no sé qué práctica oscurantista […] Le quitaron sonido, la volvieron una estatua, en el libro de texto, Juárez parece mayordomo de palacio. Tuve que contar la historia de los borreguitos pero encontré evidencia para demostrar que se chingó a los borreguitos”.

En frente de su coca cola, a la que le quitó la etiqueta, Paco Ignacio Taibo elogió a los protagonistas de la resistencia y de la República armada, una generación brillante: La escena te la tienen que dominar estos 35 personajes claves, que son el retrato de una generación entera y cuando los estudias la baba recorre constantemente tu boca”.

Para el historiador, sin citar a Hayden White, no hay historia sin una escritura narrativa de la historia: Encontré la riqueza de los personajes, no en el negro sino en toda la posibilidad y gama de grises”,

Paco Ignacio Taibo es un conversador incansable, un conferencista cautivador que dispara dardos verbales desmitificando la historia de bronce del nacionalismo mexicano:

Yo quería hablarle de tú a Prieto a Negrete y decirle ‘¿cómo se te ocurre que el grito de guerra en la batalla del 5 de mayo sería hablando de dios? […] Pero sólo a los que me caen bien, no les voy a hablar en segunda persona a Carlota y desde luego no a Maximiliano”

Patria llega para buscar en la historia reflejos del México actual, para conocer a los personajes y darle al lector la oportunidad de apropiarse de la historia. “¿De quién es la historia? ¿Del ministro de educación, el de ‘ler o del presidente analfabeta funcional o de la academia, de los historiadores? […] es nuestra y tenemos que contárnosla”

El autor advirtió que el Tomo I no es apto para los poblanos porque desmitifica el patrioterismo local. Taibo concluyó la presentación del libro recordando al ejército de Oriente horas antes de combatir a los franceses en los fuertes de Loreto y Guadalupe, las acciones del General Zaragoza y las palabras con las que mantenía el ánimo en la tropa al saberse ante el mejor ejército del mundo. “Soldados del ejército de Oriente, tienen ustedes en frente al mejor ejército del mundo, pero ustedes son los mejores hijos de México”

Compañeros, compañeras, en los días malos que hay muchos y va a haber muchos, no se les olvide, puede ser que tengamos en frente al mejor ejército del mundo, que ni da pa tanto, pero nosotros somos los mejores hijos de México”.

Patria I, el nuevo libro de la trilogía histórica de Paco Ignacio Taibo II. Foto: Mireya Novo.

Patria I, el nuevo libro de la trilogía histórica de Paco Ignacio Taibo II. Foto: Mireya Novo.

Yo creo en una historia democrática”: Taibo

Paco Ignacio Taibo II quiere eliminar los vicios de la historia de bronce y espera para nuestro país un 2018 alentador a pesar de la reacción del viejo dinosaurio político.

Una larga fila de lectores espera una dedicatoria del escritor. Entre firma y firma, Taibo explica la vulnerabilidad del documento histórico y la necesidad de contar la historia con técnicas literarias.

¿Cómo deberíamos hoy los historiadores narrar la historia?

Yo creo que el problema es el rigor de la investigación, en principio toda fuente está sujeta a duda, en la academia suele privilegiarse la fuente escrita. Los historiadores académicos privilegian la fuente documental, lo cual es un absurdo, se miente con igual alegría en el periódico, en el documento, etc. Que en el testimonio oral. Sí las fuentes documentales fueran precisas, Villa hubiera perdido la batalla de Torreón cuatro veces porque los periódicos de la Ciudad de México lo escribieron así. Entonces privilegiar la fuente escrita es un absurdo, lo que tienes que hacer en un proceso de investigación es someter todo a duda y sobre todo, toda confrontación y sobre todo, todo al sentido común. Los historiadores no caminan la piedra, no van a la ciudadela y dicen ‘por ahí entró la carga de caballería, estaba borracho Huerta, si los tienes enfilados con dos líneas de ametralladoras, los mandó a morir. Eso que se vuelve obvio cuando estás tocando la piedra, ni se enteran.

Hoy las fuentes, archivos y documentos se mutilan, ¿qué hacer ante esto?

Eso pasará siempre, las colecciones documentales en México han sufrido permanente expurga, vigilancia, censura. Entonces rascas contrastando y acumulando, pero una vez que tienes el montaje, el problema es que la hipótesis no mande el texto. Si trabajas como trabaja (Jorge) Castañeda, que antes de investigar un libro ya sabe que quiere decir es un vicio mortal porque obligas a la fuente a hablar y ejerces un trabajo de selección, esto sí, esto no. Al revés, tiene que ser la documentación la que te proporciona la reflexión y sobre todo a la hora de narrar en los casos múltiples de duda, tienes que hacer que el lector sea el que interprete, yo creo en una historia democrática, eso quiere decir que no tienes que agarrarlo de la oreja y llevarlo a donde tú quieres, eso quiere decir que le tienes que contar la historia y que él la defina.

¿Esta historia democrática la practicas en tus biografías?

Me pasó mucho con el Che, que de repente descubrí lectores que en algunos capítulos lo había entendido diferente a cómo yo lo leía y no me pareció mal, uno tiene que proporcionar información. Y luego viene el segundo problema, la Historia es un arte narrativo y por lo tanto hay que saber contarla, si tú tienes 7 personajes del mismo valor en términos de protagonismo en el momento y los presentas al mismo tiempo, el lector se va a perder, tienes que graduarlo, dosificarlos, hacerlos llegar a la historia en el momento oportuno, porque si no se te empastan, entonces tienes que usar técnicas literarias, no de ficción, de literatura para contarla.

¿Fue la falta de coordinación lo que produjo autoritarismo en esta etapa de la historia de México?

No es la falta de coordinación, fue el desgaste, no hay generación que soporte 14 años de convulsiones de este nivel, sin respiros, con una crisis económica tan profunda. Porfirio lo que vino a decir fue la paz a cualquier costo y tenía qué, una generación de cuadros desgastada y no había relevo, el relevo viene apareciendo muchos años después, el relevo del liberalismo juarista es el magonismo.

Para Taibo no puede contarse la historia sin recursos literarios. Foto: Mireya Novo.

Para Taibo no puede contarse la historia sin recursos literarios. Foto: Mireya Novo.

¿Es el siglo XIX el espejo del México actual?

Siempre el pasado produce espejos, el problema es saber buscarlo.

¿Cómo te gustaría que se escribiera la Historia de este México en 50 años?

No lo sé, la historia te permite la distancia, para narrar esto necesitas al periodismo, no puedes trabajar con claves históricas.

¿El México actual se podría escribir en el capítulo de “los restos de la República”?

No lo sé .

Así como los “rojos liberales” del XIX fueron hijos de un México que no les daba respiro, ¿hacia dónde vamos y qué nos toca a los hijos del siglo XXI?

Hacia el cambio profundo, esta sociedad está pidiendo a gritos un cambio profundo, pero a gritos, hay un nivel de hartazgo, de abuso, de cansancio, de doble lenguaje, de mentira oficiosa, de abuso de poder, de represión insoportable, entonces los hijos del XXI, a todos, viejos y jóvenes, nos tocó darle un volteón a este país, si logramos hacerlo por la vía pacífica en el 2018, bienvenido, si no están arriesgando demasiado.

¿Hasta dónde se debe tensar la cuerda?

Tú ténsala para ganar, luego ya veremos.

¿Qué nos toca hacer en el 2018?

Organizarse y lograr que el cambio avance, sí se puede por la vía electoral, bendita sea.

¿Y sí no?

Sí no, ya veremos.

Una de las lectoras al encontrarse cerca del escritor lo cuestiona a rajatabla:

¿Por qué apoyas a Andrés Manuel?

No encuentro a alguien mejor, tú búscale, ¿hay alguien que te garantice que va a parar el narco y la corrupción? Ninguno de los que hay. Entonces yo fielmente voy a apoyar a Andrés Manuel en el 2018, entre otras cosas porque no hay nada que se le parezca ni tantito o porque las opciones desde la izquierda que van surgiendo son del 2% y aquí hay que ganarles.

Taibo con sus lectores en el CCU de la BUAP.

Taibo con sus lectores en el CCU de la BUAP. Foto: Ángel Franco.

Pin It

related posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

« »

UA-91549547-1