GLOBEROS05

Los globos del zócalo se resisten a morir

on September 9 | in Culturas | by | with No Comments

La venta de globos, en crisis; a los niños no les interesa jugar con ellos, los costos se elevan y los permisos y las nuevas regulaciones municipales, los dejan en el ostracismo.

Texto Celina Peña

Fotos Hilda Ríos

Es un jueves rutinario para Carlos, aburrido, camina por los pasillos de la plaza central del zócalo de la ciudad. En la mano lleva, como si fuera un ramo de flores, al menos cincuenta globos que se integran al paisaje turístico de la ciudad. En la plancha del zócalo apenas se ven tres globeros, uno en cada esquina. Se niegan a desaparecer del imaginario de la población. “A los niños ya no les gusta jugar con globos, hemos perdido la batalla contra las tablets y celulares, pero esta tradición de vender globos viene de mi abuelo, aunque ya casi no se sostiene, es muy cara y con los globos delicados es más la pérdida que la ganancia”.

Elizabeth Silva y su familia definitivamente dejaron el negocio familiar de la venta de globos, en ocasiones preparan algunos arreglos para fiestas. Elizabeth rememora de su infancia cuando decenas de vendedores de globos caminaban por la ciudad mientras los niños buscaban un globo para jugar a la salida de la misa de los domingos o de un día común de escuela. Al parecer la venta masiva de globos se ha limitado a los seis de enero cuando los niños lanzan sus cartas de Reyes Magos al cielo, y en el mejor de los casos, esperan una buena venta en la temporada de graduaciones escolares.

“Es más complicado vender porque los globos metálicos vienen de Estados Unidos. Son de marca Anagram y llegan a costar hasta 20 pesos. El helio subió de precio y en un día puedes perder toda la inversión si inflas el globo de más; con el calor explota. Si llueve, como es metálico, se lava, y la figura se borra. En este negocio todo se pierde, pero ¿cómo decirle a un globero que olvide la tradición familiar? No es la única situación en contra, el ayuntamiento y el departamento de regulación del municipio nos cobran por ponernos en la plancha del zócalo y a veces las escuelas nos  cobran por vender”.

La venta de globos es una actividad que como muchas que llenaban de color las calles de las plazas centrales de los pueblos y ciudades de México en el siglo pasado. Pero ahora viven una lucha contra el mundo de la tecnología, son parte de una tradición que se resiste a morir.

Los vendedores de globos anhelan que la población recuerde los bellos momentos de su infancia jugando con un globo o con algún juguete tradicional y extrañe el colorido que engalanaba el zócalo. Al estilo del pintor Diego Rivera quien en su mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central el muralista recuerda su infancia en la Alameda de la ciudad de México y entre personajes emblemáticos de la historia nacional aparece de espaldas un vendedor de globos.

Hoy los globeros sobreviven más por la nostalgia que por la capacidad de integrarse a las nuevas formas de socialización infantil donde los globos se extinguen del universo de los niños.GLOBEROS06

Pin It

related posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

« »

UA-91549547-1