Multitud April 28, 2018

Foto y texto por Óscar Romero (@Oscar_Romde)

A lo largo del tiempo, la cerveza se ha convertido en la bebida predilecta de nuestra sociedad. Ha sufrido de evoluciones, aberraciones y por si eso fuera poco, nos ha acompañado en los mejores y peores momentos de nuestro desarrollo como civilización. Por su cercana relación con el ser, es que se ha convertido en el mudo cómplice de nuestra historia, y si es verdad que la historia la escriben los que ganan, tendríamos mucho que aprender de la cerveza, que se alza como un fiel testigo de nuestra carente realidad.

La cerveza no discrimina, es un ente social. Indispensable en cualquier reunión, en cualquier ámbito y en cualquier clima. Es un ente omnipresente, que se manifiesta según las características del contexto. Por eso, es que la cerveza ha sufrido de un complicado proceso evolutivo que continua hasta la fecha. Exaltando las más grandes hazañas del ser humano. Estando a nuestro lado, en cada uno de los momentos más importantes de nuestro devenir histórico. Desde la llegada del hombre a la Luna, el atentado de las torres gemelas, la caída del muro de Berlín, el bloqueo económico a Cuba, la guerra de medio Oriente, y por supuesto, el famoso “Error de Diciembre”.

Suceso, que más allá de ser un error, fue una serie de eventos bien planeados con daños colaterales casi irreversibles para la ya frágil economía mexicana.

El error de diciembre o el efecto tequila. Es la devaluación y crisis económica generada en México por la falta de reservas internacionales, causando la devaluación del peso mexicano en los primeros días de la presidencia de Ernesto Zedillo. La crisis fue tan grande, que tuvo repercusiones en el resto de la economía mundial. El responsable de esta gran hazaña económico-administrativa es el siempre carismático e intelectual Carlos Salinas de Gortari. Ex presidente de México, militante por el PRI, pero mejor conocido por sus hazañas, en lo que es conocido como el robo del siglo.

Si bien es cierto, que dichos acontecimientos crearon un endeudamiento a nivel nacional, y la intangible economía mexicana se vio arrasada por la hábil gestión económica del Economista Salinas. Causando la pérdida de miles de empleos y el endeudamiento de otros tantos. El pueblo mexicano, siempre positivo, decidió tomar el camino del humor. Después de todo, del llanto a la risa, solo hay un paso. Dicen, que es de sabios reír. Y eso, al mexicano se le da muy bien. tenemos un sentido del humor envidiable para países como Nicaragua, Venezuela o el Salvador.

Por desgracia, el humor no sanará nuestras cuentas bancarias, pero al menos una buena cerveza nos ayudará a sobrellevar las cosas. Así es como se crea esta cerveza tan especial. Una cerveza, y una cervecería que llegan a evidenciar lo que tanto olvidamos como sociedad: Los eficientes gobiernos que han antecedido. Queda claro que nuestro pueblo es olvidadizo, preferimos el humor mediático, que recordar las grandes tragedias que han marcado nuestra sociedad. Cervecería Error de Diciembre, nos trae esta propuesta fresca de la mano del Maestro cervecero de Cervecería Primus, Isaac Aroche.

Presentándonos en esta edición una Menta Stout. Cerveza que se caracteriza por tener al inicio, notas fuertes que nos recuerdan al café, seguidas de un retrogusto bastante fuerte, pero equilibrado, con sabores a menta, que muy rápido se desvanecen en boca. De un cuerpo fuerte y seco. Que deja, más que ganas, de no dejar de tomar esta cerveza. Es un acto hipnótico a las papilas gustativas, pero cuidado, que cada uno de los ejemplares cuenta con 5.5 volúmenes de alcohol. Se recomienda, por el estilo tomarla entre los 4 y 6 grados centígrados, para poder apreciar mejor cada una de las notas. Cuenta con un aroma sutil pero interesante a granos tostados y Café.

Por si todo este homenaje al gran mandato de Salinas aún no te sorprende, las ilustraciones de esta y otras de las líneas que maneja la cervecería, son sutiles pero muy estéticas caricaturas, a cargo del Maestro Antonio Helguera, dos veces ganador del premio nacional de periodismo.

Por desgracia, así como en la política, el mercado nacional de la cerveza se encuentra plagado de elementos vomitivos, pero es toda una esperanza saber que existen cervecerías dispuestas a llevar sus propuestas más allá de la corrupción y mediocridad que tanto nos caracteriza.

Leave a comment.

Your email address will not be published. Required fields are marked*