Multitud June 25, 2018

 


Por Celina Peña (@CelinaPGuzman)

Fotos Ángel Franco (@francofonista)

 

Este no fue un mitin común, no fue un cierre de campaña común, este fue un guiño con la historia de Puebla, en una tierra llena de identidad poblana y de historial nacional, la plaza de la victoria volvió a convocar a los poblanos, pero esta vez no fue para luchar contra el ejército francés, invasor de las tierras mexicanas en 1862, ya que ante miles de personas que ni las horas, ni el futbol y ni la lluvia pudieron espantar, el candidato a la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador realizó el cierre de campaña estatal de Puebla. Eran las diez de la mañana y ya los seguidores de Andrés Manuel arribaban a la plaza de la Victoria, mientras veían los partidos de futbol del mundial Rusia 2018 a través de dos pantallas, y en una jornada donde México le arrancaba un dos-uno contra Corea, en el marcador final.

 

El México Profundo

Desde temprano los encargados de la logística hacían los preparativos para la cita que se daría en punto de las cinco de la tarde. Los ánimos de la gente muy en alto por el triunfo de la selección mexicana, mientras la plaza de la Victoria se iba pintando con los colores de la colación “Juntos Haremos Historia”, del PES, PT y Morena. Mientras lo impensable ocurría, personas comprando souvenirs de AMLO y Morena. Muchos arribaron por sus propios medios y en una mezcolanza pocas veces vista en un país clasista y de contrastes, académicos, universitarios, empresarios, campesinos, personas de la tercera edad, niños, jóvenes, comerciantes, obreros, sindicalistas, personal del IMSS, maestros del SNTE, contrastaban con las realidades del México profundo.

Ignacio Zaragoza volvió a cabalgar en los Fuertes

Lo mismo llegaban personas en camionetas Mercedes Benz, que campesinos que arribaron en microbuses, lo multicolor no sólo se mostraba como arcoíris en los banderines, banderas y en los trajes de los bailarines del ballet folclórico o en los descendientes del sexto batallón de la guardia nacional del heroico Ejército de Oriente que luchó a lado del General Ignacio Zaragoza; también se mostraban en las marcas de ropa, en le Dolche and Gabbana y en aquellos que el sol ha dejado su marca del trabajo en el campo en la piel. Muchas Pueblas y muchos Méxicos se reunieron en los históricos Fuertes de Loreto y Guadalupe, donde México derrotó al ejército más poderoso del mundo el cinco de mayo de 1862, y donde Ignacio Zaragoza le gritó al pueblo de México “aquéllos son el ejército más poderoso del mundo, pero ustedes son los primeros hijos de México; allí, en el sitio más profundo y simbólico de Puebla, Andrés Manuel López Obrador, llamó a su militancia a no permitir el fraude electoral, a votar el seis de seis y ante todo, prometió un cambio profundo en la política nacional, donde lo mismo se tira la reforma educativa, que se atenderá a la población joven para estudiar y transformar las desigualdades de México y convertirlo en un país de oportunidades.

Alrededor de las tres y media de la tarde, una fulminante lluvia se dejó caer sobre la vivaz multitud que esperaba con ánimos de fiesta y esperanza al único candidato en el país que es marca comercial, y que es motivo para desembolsar los 70 pesos de una gorra, una sombrilla, una bolsa, de esas que en otros partidos se regalan.

Los candidatos poco a poco fueron llegando y aprovecharon para tomarse fotos con la militancia que esperaba a su candidato con aires incluso de elegido. En los micrófonos se escuchaba el llamado de no incitar a la violencia, de no caer en provocaciones, de cuidarse unos a otros.

El discurso y los símbolos fueron el guiño con la historia y con los poblanos, ya que tanto Andrés Manuel, como Luis Miguel Barbosa Huerta y Claudia Rivera Vivanco recordaron los eventos que hace 155 años llenaron de gloria las armas nacionales ante el ejército francés. AMLO recordó a Juárez y el famoso telegrama que recibió del general Zaragoza, “las armas nacionales se han cubierto de gloria”, Claudia Rivera Vivanco fue más allá y recordó la arenga que el mismo Ignacio Zaragoza pronunció la mañana del cinco de mayo, ante un ejército diezmado, empobrecido pero con ganas de defender la patria; “somos hombres libres y los hombres no conocen el miedo”, además de hacer la remembranza de la famosa lluvia en la que lucharon los héroes del cinco de mayo y comparándola con el chubasco que pocos minutos antes había caído sobre los simpatizantes de AMLO y su coalición “Juntos Haremos Historia”, mientras que Luis Miguel Barbosa en su remembranza evocó a Maximiliano de Habsburgo y a Carlota, comparándolos con la familia Moreno Valle.

“Antes patria que partido”

Aunque el discurso de Andrés Manuel no se modificó radicalmente de lo que había venido diciendo en sus anteriores visitas, se mostró orgulloso al presentar a la candidata a la alcaldía Claudia Rivera Vivanco, en quien reconoció “a una mujer inteligente, capaz y sensible”. De igual forma destacó la presencia de Juan Carlos Natale, excandidato del Partido Verde Ecologista, quien ha declinado en favor de la fórmula al senado de Alejandro Armenta Mier y Nancy de la Sierra, registró igual la trayectoria y el trabajo de Emilio Maurer y de Guillermo Arechiga.

En un cierre sin precedentes para la recién construida historia de Morena en Puebla, miles de personas cantaron el himno nacional, mientras en el templete unían sus manos políticos que nunca antes lo hubieran imaginado por cuestiones de ideología y de partido, pero que este sábado 23 de junio, simplemente volvieron a recrear en su mente lo que el otro gran héroe del cinco de mayo de 1862, el tepeaquense Miguel Negrete encumbró al ponerse a las órdenes de Benito Juárez; “Antes Patria que Partido”.

Leave a comment.

Your email address will not be published. Required fields are marked*