Multitud July 7, 2018


Por José Luis Valencia (@HueyIhuilcamina)

Hoy es lunes. Sí, lunes. Trago amargo. Me duele el cuerpo. Maldigo ante una pantalla brillante y pequeñita.

He despertado.

Es cierto.

He abierto los ojos.

No voy seguir mintiendo; me he cansado de hacerlo.

¿Por qué debería seguir por este camino de autocontrol y serenidad fingidos?

Saldré de mi escondite y me uniré a la causa. Eso es lo que debería hacer.

Lanzaré al aire consignas en las que creo fehacientemente y en las que los demás deben creer.

Miraré sobre mi hombro a cualquiera que se quede atrás, por escrúpulos o por inacción. Los veré quedarse atrás y mi sonrisa asomará en mis labios, llenándome de satisfacción.

Hay que deshacernos de la mala hierba. Debemos disponer de los débiles.

De aquellos que no son como yo. De aquellos que no son como aquellos otros que son como yo.

No voy a claudicar ahora. No cuando el sentido del deber es más latente que nunca. No lo haré, tal y como lo hicieron los revoltosos añejos, los cegados analfabetos, los fanáticos incultos.

Soy luz, razón y saber. Soy el alma de una revolución concientizada; soy el guía de los desamparados; soy la fe en la que deben resguardarse los cobardes y los arrepentidos.

Pisaré sobre los huesos de aquellos que osaron levantarse contra mí. Contra los míos. Que quisieron arrebatarme lo que me pertenece por antonomasia ríspida. Por derecho pasado y fútil. Que arrancaron de mis manos los regalos de mis padres y mi nulo trabajo propio. Que empañan mi visión del mundo real con una mirada insípida y horrible; sin colores níveos ni facciones hermosas.

Malditos sean aquellos que son como yo y que me lo recuerdan a cada momento, esos que ladran por lo que no les pertenece y por lo que no comprenden. Porque son brutos iletrados, analfabetas funcionales, campiranos ácidos. Porque ellos quieren, ellos quieren.

Calma.

Me remito a la calma de mi espíritu y pregono humanidad hacia los humanos. No hacia los perros malnacidos de cuna prieta y de pie curtido.

Tengo miedo. Pero no puedo admitirlo.

Por ello lucho. Por ello manoteo.

Hoy más que nunca, anuncio con clamor que aquí estoy.

Y que aquí estaré.

Previo pago al contado.

Leave a comment.

Your email address will not be published. Required fields are marked*